Las Leyendas del Duende del Rio Darro y del Tesoro Oculto-Granada

GilgameshLeyendas2 Comments

Leyenda del Duende del Darro

Al principio los vecinos de la Granaina Carrera del Darro trataron de encontrar una explicación lógica a los horribles alaridos que rompían la noche, los testigos aseguraban que no se trataba de algo humano.
Evitaban pasar por la carrera del Darro o la calle Santa Ana y asomarse a la bóveda ni en sueños, sobre todo las mujeres mayores que aseguraban que se estaba hablando de un fantasma, los mozos se retaban para calibrar su valentía el asomarse por la noche.
Pero el testimonio que termino por romper la tranquilidad de todos fue el del párroco de la Iglesia Santa Ana que aseguro haberse encontrado directamente con lo imposible, al caer la noche escucho lamentos que hacían estremecer de terror y cuando trato de averiguar el origen vislumbro una figura demoniaca que huía hacia la oscuridad, la cual le hizo gritar ¡¡ Un Demonio!! ¡¡ Un Demonio!!. No solo lo vio él, sino que también varios coadjutores que le acompañaban y otra serie de vecinos, sobre las dos de la mañana. Lo cierto es que con la gente asomada al rio oían los chillidos. Caso que fue investigado por la Guardia de asalto, la Guardia secreta de la República, que estuvieron investigando en el lugar y no vieron nada claro.

Iglesia Santa Ana
El miedo se extendió rápidamente, eran muchos los que afirmaban haber escuchado aullidos incluso haber visto una sombra cerca del rio, pronto se extendió el rumor de que la clave de todo podía encontrarse en los subterráneos.
Las autoridades se tomaron muy en serio el fenómeno, peinaron el embovedado, buscando una causa racional para el suceso que había provocado tanto desasosiego, pero si la hallaron nunca la hicieron pública.
Tras la batida que no dejo detenidos, algunos llegaron a sugerir que los espantosos quejidos eran proferidos por un alma atormentada.
Este suceso también se relaciono con la existencia de una vieja leyenda, “una pareja de enamorados” que habían fallecido, habían tenido una cuestión extraña en el lugar, o la misteriosa muerte en 1887 de un sereno que fue acompañado de fenómenos extraños y con algunos otros sucesos importantes como fueron los de Ponce Dávila de León, que fue ajusticiado en Plaza Nueva y que juro que volvería a vagar por aquellos lugares, tanto por la Alhambra donde había cometido sus fechorías como por la zona del Darro; todas esas cuestiones se barajaron como causa del fenómeno.
Pero aquellos que habían llegado a ver el supuesto duende insistían de que no se trataba de un espectro si no de algo físico y sugerían que bajo la ciudad viviera una horrible criatura.Aquello podía venir a cuento porque durante el octubre de 1935, alguien vio entrar a un anciano trapero, de los que se dedican a buscar por las calles trapos viejos, en el embovedado del río por la plaza de Santa Ana pero no lo vio salir. Puede que el anciano saliera por la otra boca de la bóveda, pero nada más se supo y esta historia se sumó a los misterios en torno a la bóveda del río.
Unos decían haberlo visto entrar en la bóveda y otros trepar por la higuera, que tenia alas y desaparecía; también se le llamo duende, pero generalmente la gente lo consideraba un demonio.
Lo describen como un ser giboso que chillaba como un gato y daba unos aullidos tan espantosos que verdaderamente la gente estaba aterrorizada en sus camas, cerraban ventanas porque tenían miedo de lo que estaba pasando.
Los chillidos se prolongaron durante tres días y tres noches y después cesaron, nunca se pudo determinar de dónde provenían.Eso sí, los vecinos pidieron públicamente que «se regase el río con agua bendita para ahuyentar a aquella encarnación del maligno»

Duende o no el misterio y la Leyenda fueron creciendo y forma parte de la Granada subterránea, oscura y misteriosa, que nos conecta directamente con el pasado.

Un tesoro escondido

En 1951 corría por la ciudad el rumor de que un tesoro se ocultaba bajo el embovedado. Al parecer alguien vió a una pareja de turistas discutiendo acaloradamente en Puerta Real a la altura del hotel Victoria. Irritada, la mujer se quitó el anillo y lo tiró por uno de los respiraderos del río. La historia del anillo, publicada en un periodico local, despertó el espíritu aventurero de los granadinos y cargados con antorchas y linternas, varias cuadrillas se lanzaron a las húmedas y tenebrosas oscuridades del Darro en busca de la valiosa sortija. El anillo no apareció, pero cuentan que desde aquel día el limpiabotas de la plaza de la Trinidad, al que llamaban ‘El Cojo’, no había vuelto a restregar betún…

Quizás se topara en su aventura con Haifa, la ‘Sultana’ del río, la mujer del curtidor Yusef. Bella e infiel fue asesinada por su marido, agobiado por las deudas que le dejaba su esposa que exigía las mejores sedas y joyas. Cuando intentó, arrependido, recuperar su cadáver para darle santa sepultura, éste había desaparecido. La tinaja en la que Haifa había estado oculta durante siglos, permaneció intacta y cuantan que sigue cubierta por el embovedado. Así que, cuando un hombre se adentra por las entrañas del río es mejor que lleve una buena bolsa de oro o sea buen amante, porque su peaje por pasar por el inframundo puede costarle la vida si no satisface a su guardiana Haifa «La sultana».

2 Comments on “Las Leyendas del Duende del Rio Darro y del Tesoro Oculto-Granada”

  1. Muchísimas gracias, me ha recordado a toda mi infancia y esa historia. Eres un encanto y esto me ha levantado el ánimo mucho porque ya sabes que ando pasando unos días de bastante oscuridad por las circunstancias personales.

    Luego te cuento como va la cosa, apañao.

    1. Sabes que te aprecio un monton y donde me tienes siempre.Y encima buenos articulos .No puedo pedir mas. Solo que al fin de la oscuridad este la luz

Responder a fil0gelos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *